sábado, 15 de octubre de 2011

El Caso Banchero

El Caso Banchero, Perú, 1973

A.: Gonzalo Añi Castillo

Sinopsis: En la madrugada del 1° de enero de 1972, el magnate pesquero Luis Banchero Rossi y su secretaria Eugenia Sessarego llegan a la residencia campestre que el millonario tiene a las afueras de Lima. Sin embargo, la casa no está tan solitaria como la parejita suponía.


Ambos son encañonados por el hijo del jardinero, Juan Vilca Carranza, un joven desequilibrado, armado con una pistola que él robó de su patrón. Tras amarrarlos y torturarlos psicológicamente, Vilca asesina a puñaladas y golpes a Banchero, y ultraja a Eugenia, tras lo cual huye.

La mujer pide auxilio telefónicamente, pero ya no hay nada que hacer: Banchero es cadáver. La noticia de la muerte del rico empresario corre por todo un sorprendido Perú, mientras que el asesino es capturado.

Sin embargo, este caso policial no concluye sino que empieza a crecer innecesariamente. Todos los medios de comunicación se niegan a creer que uno de los hombres más poderosos del Perú fue asesinado sin motivo, por un loco… y este delirio es contagiado a la opinión pública.

Vilca declara incoherencias, que son tomadas no como desvaríos de un homicida demente, sino como confesiones de un sujeto débil que ha sido utilizado por terceros. Pronto todos hablan de conspiraciones, y se señalan mil motivos y autores intelectuales.

En medio de este clima de delirio nacional, ya nadie cree a Vilca el culpable verdadero, a lo más un instrumento. Y la ahora arrestada Eugenia Sessarego, de ser víctima y testigo, pasará a ser señalada como culpable de uno de los crímenes más absurdos del Perú del siglo XX.

Crítica: Publicado en 1973, El Caso Banchero es una obra hoy casi olvidada, que nos da una visión coherente de uno de los misterios policiales más sonados del Perú: el hoimicidio de Luis Banchero Rossi. El asesinato de este empresario pesquero jamás fue resuelto del todo.

El autor Gonzalo Añi Castillo introduce hábilmente al lector en el Perú de inicios de los setentas, en pleno Gobrierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas. El magnate Luis Banchero Rossi, debido a su contribución a la pesca peruana, es toda una celebridad tanto en lo social como en lo político.

Paralelamente, se ve los pormenores del joven Juan Vilca Carranza, hijo del jardinero que labora en una residencia campestre, a las afueras de Lima. Aparte de la obsesión del muchacho con el personaje de James Bond (libros y películas), será su complejo de inferioridad lo que lo llevará a cometer ese crimen sin sentido.

Tras verse el homicidio y violación (evidenciándose el desorden patológico de Vilca), viene la recepción de la opinión pública a la tragedia. Tras el desconcierto, viene el negar lo evidente y querer hallar conspiraciones inexistentes, todo ello alentado por la lucrativa prensa sensacionalista.

Entramos a un periodo alucinante donde es rápidamente descartado el asesinato-obra-de-un-loco para idear complejas hipótesis que incluían crímenes pasionales, narcotráfico, el gobierno militar de entonces y hasta algunos nazis. Lo peor es que muchos inocentes fueron arrestados y sometidos a interminables interrogatorios, empezando por la desdichada Eugenia.

Y es que este detallado estudio no es sino una enérgica protesta, mismo estilo del Yo Acuso de Zola, acerca de cómo los medios sensacionalistas convierten a la víctima de una tragedia en el culpable que pagará por esa misma tragedia. El verdadero asesino había sido reconocido culpable hasta por su propio abogado, lo que le valió su destitución y reemplazo por otro más ambicioso y que se prestó al juego de buscar conspiradores y planes retorcidos.

Cuando esta obra se publicó, el juicio a Eugenia Sessarego (quien pasó a ser señalada como co-autora del crimen, seductora de Vilca, y hasta asesina directa de Banchero) y sus allegados aún no concluía. Tras interminables meses de inquisitoriales interrogatorios y prisión, finalmente todos fueron puestos en libertad, pero el caso siguió sin una conclusión satisfactoria.

Curiosamente, dos años después Guillermo Thorndyke publicó un libro de idéntico título. Desgraciadamente, la trama va más por la hipótesis de la conspiración que del asesinato sin móvil, obra de un loco acomplejado. Se le debió omitir la palabra “caso” al título, pues le daba una falsa estructura de documental.

El Caso Banchero es una obra que merece ser rescatada del olvido. No solo es una llamada de atención a los corruptos medios de comunicación y su público manipulable, sino también los prejuicios que impiden entender que cualquier hombre puede morir en cualquier momento y de cualquier manera.

1 comentario:

  1. yo solo tenia 3 años qcuando ocurrio esto pero alos 7 años mire imagensy foto de este crimen y recuerdo algo.pero ahora que vi en la serie amor de polo lo recorde mas claro .se que los nazis escaparon a mareica porque las cia les ayudoi a salir y ayudaron a los gobiernos militares para que torturen a los del pueblo si se oponian a su regimen. el señor barbi que murio en prision ya anciano de leucemia , vino al peru -lima a chaclayo donde un aleman le dio hospedaje , pero fue reconocido por un socio que era aleman aue trabajaba con banchero. y el alsentirse descubierto no tuvo mejor idea que matar al empresario porque tenia miedo que le den pena demuerter por sus crimenes de la 2da guerra mundialy su complice fue el joven juan vilca aprovechando que era ambicioso y acomplejado . que lastina que po miedo y colera de este nazi , perdimos a un empresario joven aca en el PERU PERONUNCA HAY CRIMEN PERFECTO. GRACIAS A DIOS LOS NAZIZ AN DESAPARECIDO.MAS IMFORMES EN :http://chosicafriends.blogspot.com/2011/08/chosica-5-agosto-2011.html

    ResponderEliminar